… tú siempre sola en aquel bar.

473589_10151059020157086_1089787650_oEra el final y el cielo gris,

la duda, si parar o seguir.

El callejón, la oscuridad,

no nos dejaron repetir.

Tú junto a mí, ¿y ahora qué?

Te miro y ya no sé lo que hacer,

estuvo mal no sé por qué lo cuentas y no sé qué decir.

Era el final y el cielo gris,

no hay dudas, sólo queda seguir.

Un extraño silencio y yo temblando me dejo abrazar,

mírame, soy un chaval, llorando dices: “ya lo sé”.

Cuarenta y dos y aún estás muy bien,

tú siempre sola en aquel bar.

Mi seriedad, yo dieciséis,

me hicieron al principio dudar.

Luego pensé -qué tonto soy-

miraste y te dije no sé qué.

Pensaba que no ibas a querer.

La duda, si parar o seguir.

Al principio, tú viste en mí

alguien con quién pudiera hablar.

Poco a poco pensaste, no,

no me querrá compadecer.

Cielo rojo, estrellas, no hay luces en el callejón.

Gatos muertos, puertas, vértigo en la oscuridad.

Cuerpos rotos, guerras, tardes en el “Rocambol”.

Borracheras tristes, siempre a toda velocidad.

Un extraño silencio y yo temblando me dejo abrazar,

mírame, soy un chaval, llorando dices: “ya lo sé”.

Al principio, tú viste en mí

alguien con quién pudiera hablar.

Poco a poco pensaste, no,

no me querrá compadecer.

Cielo rojo, estrellas, no hay luces en el callejón.

Gatos muertos, puertas, vértigo en la oscuridad.

Rabia en las miradas, no hay tiempo para pensar

Golpes secos, sangre, vuestra ley es desigual.

Cuerpos muertos, guerras, tráfico en el barrio sur.

Carreteras sin curvas siempre a toda velocidad…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s