Vuelve Nadia

Vuelve Nadia a entornar los ojos, bajar la mirada, apretar sus labios, sentir retorcerse sus nervios, encogerse el cuello, acurrucarse en sus brazos, buscar los afectos perdidos en sus sueños, encarnarse en el cuerpo de niña con una mochila a cuestas cargada de temores, temores, temores. Vuelve Nadia a recordar su bolso amarillo lleno de ilusiones,…