la hora perdida

Un viento cálido levanta la arena como si fuese una fina lluvia y acompaña hacia tierra al bramido de las olas. Jordi, ¿sabes una cosa? Me gustaría oír los lamentos de Circe, la hechicera, que ha sido tildada de mala por los historiadores porque convertía a los hombres en animales. Quizá su único pecado fue…

Nadia suelta

Nadia mira al cielo, todo su cuerpo tocando la tierra, palmas abiertas. Siente entre sus manos escurrirse el amor, resbalar por sus dedos… suelta, suelta, suelta… Su amor se escapa, lo deja volar. Adiós, sé libre, te querré siempre.