la historia privada

Nadia abre cartas en su casa materna. Recuerda a su bisabuelo Hermenegildo, nacido en Madrid. Los recibos del agua de su casa de Ruzafa van a su nombre: Hermenegildo Martínez. Observa el arbol genealógico: diez hermanos y una niña que murió a los pocos meses, se llamó María Antonia. Le pregunta por ella a su…

manos

Sentada junto a la barra de aquel bar. Sola y nunca mejor acompañada. A su lado, solo también. Una llamada abre el camino. Las voces se entrelazan. Se susurran alegres. -Voy hacia ti. Ven. Nos rodean besos, copas, risas, charlas, chistes, bromas… Miradas, cuidados, atenciones, complicidades, abrazos. Entre tantos amigos, hermanos, novios, solos tú y…

caricias

Vuelve a las calles de su ciudad, camina cansada hacia casa, desea la soledad y el silencio de su cama, piensa despacio dónde está, revive con nostalgia sus últimas horas, sus risas, sus noches en paz, su mano acariciando sin temores, sin escondites, con ternura, sin miedo ni vergüenza, sin complejos. Quiere volver y dejarse…

Entre dos orillas

Miguel Strogoff, siendo un hombre que esperaba llegar pronto al final de su largo viaje, parecía estar singularmente tranquilo. Además, hasta en las más graves coyunturas, su energía no le había abandonado jamás. Entreveía ya el momento en que podría, por fin, permitirse pensar en su madre, en Nadia y en sí mismo. No temía…

indian summer sky…

In the ocean Cut, swim, deep the sky Like there, I don’t know why In the forest, there’s a clearing I run there towards the light Sky… It’s a blue sky In the earth a hole dig deep, decide If I could, I would Up for air to swim against the tide Hey, hey, hey…

natura

Nadia se queda sola. Serena vuelve sobre sus pasos. Pisando hojas secas del otoño, tocando tierra, musgo, humedades sobre lechos verdes. Ocres, amarillos, rojos, pardos. Plumas negras y picos blancos de los pájaros. Recuerda la voz de Lunia imitada por su padre. Su risa, su felicidad correteando bajo las ramas de los pinos bajos. No…